comercial@dasercel.com
+34 912466937 | +34 944042572 | +34 961023007
OFICINAS COMERCIALES: MADRID | GALDAKAO - BIZKAIA | OLIVA - VALENCIA

Beneficios de las instalaciones eléctricas frente a las de gas

Profesionales en electricidad, alumbrado y networking.

Beneficios de las instalaciones eléctricas frente a las de gas

Si bien es cierto que los sistemas de gas son los más demandados en el mercado, a día de hoy existen otros combustibles que se consagran como la alternativa del mercado. La instalación eléctrica constituye uno de esos equipos capaces de emitir una menor cantidad de partículas nocivas, creando un aire más limpio para el planeta.

El propósito de este 2020 para todas las autoridades europeas supone la creación de un entorno que, poco a poco, sea capaz de reducir los índices de contaminación en el planeta. De hecho, el objetivo que se han marcado los países de la Unión se encamina a promover las energías renovables en un 20% y a frenar la huella de carbono en otro 20%.

Los puntos flacos de los combustibles fósiles

Es importante que antes de decantarse por un determinado sistemas para la vivienda, el usuario compare precios y sea capaz de escoger por el nivel de rentabilidad que va a ofrecer a largo plazo. Es decir, lo relevante en el asunto no deriva de la instalación con un desembolso inicial más económico, sino el que va a proporcionar un ahorro de recursos y, por lo tanto, de dinero en la factura eléctrica del mes.

El gas natural supone el suministro que mayor demanda genera en el mercado debido a su nivel de calidad y precio. Pero su desventaja más significativa es que no llega a todos los hogares. Es decir, en la periferia o zonas rurales, en ocasiones tiene un complicado acceso. Por lo tanto, una de las máximas ventajas que ofrece la electricidad en este caso es que penetra en cualquier espacio.

Los combustibles fósiles, como pueden ser el propano y el butano, son opciones que también se plantean en los hogares donde no llega el gas natural. No obstante, cabe destacar que su uso es el gran culpable de la crisis climática que vive el presente. Y como bien se ha destacado antes, lo que se busca en una vivienda es que sea rentable a nivel de sostenibilidad para reducir las partículas nocivas que genera la sobreexplotación de recursos como el petróleo.

El consumo de electricidad en la vivienda

Hay que valorar que los sistemas de climatización del hogar son los que mayor porcentaje de gasto provocan en los recibos eléctricos mensuales. Alrededor de casi el 50% del presupuesto se destina al pago de los aires acondicionados y estufas. De hecho, se estima que los usuarios pueden llegar a pagar de media unos 950 euros anuales en calefacción. Por lo tanto, la importancia de escoger el mejor equipo para evitar el incremento de los recibos es vital.

La eficiencia de la electricidad llega, sobre todo, por las noches, ya que trabajan para ofrecer un servicio más económico. El precio se abarata en las horas nocturnas, por lo que se puede ahorrar en ese sentido.

El usuario, además, puede contratar una tarifa de discriminación horaria con la que poder abaratar todavía más el precio de la electricidad. Esto significa que durante las 22 horas y las 12 del mediodía, la vivienda consume mucho menos, por lo que se pueden programar sistemas, como lavadoras, lavavajillas o de calefacción para que se enciendan o apaguen a una determinada hora.

Otra de sus grandes ventajas viene dada en la seguridad que ofrece. Las instalaciones de gas evitan grandes peligros. No obstante, en el momento en que se produzca una avería o un escape de gas, las consecuencias podrían ser muy peligrosas. En este sentido, la electricidad no tiene este tipo de problemas porque no depende de combustibles fósiles.